En los humedales no solo viven las aves, también podemos encontrar insectos como las libélulas o comúnmente conocidas como matapiojos.

Una libélula nativa de Chile es la especie Lestes viridis, perteneciente a la familia lesticidae.

Se caracteriza por su cuerpo esbelto y vistosos colores metálicos, su tamaño varía entre 40 y 75 mm, con el cuerpo esbelto y las patas finas. Ambos sexos tienen la cabeza alargada transversalmente y los ojos separados. Los adultos maduros al final de la estación de vuelo presentan tonalidades y brillos cobrizos.

Hábitat y rol trófico: Las hembras ponen los huevos en el agua en otoño. Lo hacen acompañadas por los machos (en tándem), en las ramas leñosas de la vegetación ribereña, eligiendo aquellas que sobresalen al agua de ríos o charcas. Dejan en estas ramas unas cicatrices características. En primavera eclosiona la prolarva, que salta desde las ramas al agua. La larva es predadora comiendo larvas de mosquitos y otros organismos acuáticos, tardando en desarrollarse desde dos a tres meses. Presentan branquias grandes y externas, al final del abdomen. El periodo de vuelo de los adultos abarca desde diciembre hasta mediados de marzo.

Otro matapiojos nativo es la especie Phenes raptor

Esta especie es la más notable de esta familia en Chile, tiene un cuerpo muy robusto y de gran tamaño, pudiendo medir entre 55 y 88 mm.
Colores:
Tórax principalmente marrón pálido a gris o amarillo con una pequeña mancha irregular de color marrón oscuro anterior al extremo superior de las suturas laterales; abdomen en gran medida marrón pálido a gris con bandas irregulares de color marrón sobre la mitad posterior de los segmentos.
Hábitat y rol trófico:
Larva inconfundible con labio inferior muy desarrollado y modificado constituyendo la denominada máscara, que oculta y protege toda la superficie ventral de la cabeza. Son gruesas y en el extremo abdominal, en lugar de láminas, tienen tres ornamentos, habitualmente grandes y puntiagudos, que junto con otros dos más pequeños constituyen la denominada pirámide anal que tiene función respiratoria, ya que sus larvas son acuáticas. Los adultos vuelan encima de los arroyos en cañones estrechos y frecuentemente soleados en bosques.
Las larvas se han encontrado viviendo en los escombros húmedos en piezas húmedas de la madera en el suelo del bosque. Es un voraz depredador de otros insectos.
Si encontramos matapiojos en las cercanías del humedal o dentro de él, es un muy buen indicio, ya que significa que el humedal está en un estado saludable. Cuando estos ecosistemos están contaminados no vemos matapiojos.
 
Así que no los mates ni los asustes, ellos están en su hogar disfrutando de la vista del hermoso cuerpo de agua que todos deberíamos proteger.
 
¿Tienes fotos de otros insectos que viven cerca de los humedales? ¡Envíanoslas y las subiremos!