“Voces con energía 2017”

UNA CONVERSACIÓN CON LA GESTORA DEL ACUERDO DEL PARÍS

Peter Kennedy participó en el Seminario organizado por Colbún el pasado 25 de agosto, en donde estuvo presente la mujer que fue responsable de impulsar el Acuerdo de París: Christiana Figueres, Secretaria Ejecutiva del Convenio Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático entre los años 2010 y 2016.

El Acuerdo de París marca un hito en la agenda sobre cambio climático. Los compromisos asumidos por Chile, una de las naciones firmantes de este pacto, tendrán un impacto relevante en el país y en su economía.

Colbún invitó a Christiana Figueres a Chile, quien tiene una larga trayectoria en materias de cambio climático, entre 2010 y 2016 se desempeñó como Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, y actualmente es coordinadora de Mission 2020, una iniciativa global que busca frenar el avance de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo. En esta ocasión se conversaron temas para conocer los desafíos y oportunidades que este acuerdo conlleva

Christiana Figueres fue elegida en 2016 por la revista Time como uno de los 100 líderes más influyentes a nivel mundial, mientras que la revista Fortune la ubicó en la séptima posición en su ranking 2016 de los 50 Principales Líderes Mundiales.

En el seminario Christina destacó el rol de las fuerzas de mercado, geopolíticas y la conciencia pública en la transición hacia una economía menos intensa en carbono. También expusieron el ex presidente de la República, Ricardo Lagos, y el Gerente General de Colbún y presidente de CLG Chile, Thomas Keller. Además, los tres participaron en un panel de conversación moderado por el rector de la Universidad Adolfo Ibáñez, Andrés Benítez.

Figueres dijo que existen tres ejes que están impulsando esta transición: la creciente conciencia pública respecto al cambio climático, las fuerzas de mercado y los cambios geopolíticos que podrían favorecer el éxito de esta transformación. Afirmó que para que la transición resulte exitosa, ésta debe ser realizada de manera responsable, cautelando que no atente contra la confiabilidad del sistema ni de las economías.

Frente a este desafío, Figueres afirmó que los países deben velar por que la descarbonización de sus economías se realice de forma inteligente y aprovechando todos los recursos renovables con los que disponen. En el caso de Chile, la experta señaló que “en este país fantástico, con una topografía sin igual, (la descarbonización) tiene que darse de acuerdo a esa topografía y usar todos los recursos naturales que tiene Chile, incluyendo su recurso hídrico, que todavía no ha sido completamente explotado. De hecho, en el continente de América Latina hemos usado solo el 25% del potencial hídrico. Y es siguiendo adelante con diseños responsables es que también podemos echarle mano a este recurso natural que nos ha ayudado tanto en el pasado”.

Ricardo Lagos, en tanto, destacó la importancia de la toma de conciencia respecto al cambio climático, enfatizando la importancia del cambio tecnológico y la reducción de costos que las nuevas fuentes de energía, en particular la solar, han tenido. En sentido, señaló que tal como hoy se mide a los países por su PIB per cápita –ajustado por poder de paridad de compra- a futuro los países serán medidos por sus emisiones per cápita, agregando que la transición energética impactará las fuerzas geopolíticas. “Lo que está en peligro no es el planeta, sino la supervivencia de los humanos en el planeta”.

Por su parte Thomas Keller enfatizó: “el cambio climático es uno de los mayores desafíos que enfrenta la humanidad en el último siglo”. En ese contexto destacó el avance que han tenido las energías renovables de fuente variable, pero a la vez resaltó el desafío que significa la intermitencia que presentan las fuentes eólicas y solares, lo que obliga a tener energías de base que permitan entregar electricidad de manera continua y segura. Finalmente hizo un llamado para que otros actores, de manera transversal, se incorporen a esta tendencia, mencionando en particular a los de transporte y consumo residencial: “La industria de generación está haciendo la pega, pero también es importante que otros sectores se sumen a este esfuerzo”.

De hecho, la firma de este convenio significó que el país se comprometiera a reducir en 30% la intensidad de emisiones de gases de efecto invernadero al año 2030, tomando como línea base el año 2007 (medidas como emisiones de CO2 por unidad del PIB).